Food for thought: metáforas de la comida 🍽

en Blog/Español/Exhibiciones por

Proyectos Monclova presenta la muestra más reciente de Raúl Ortega Ayala

Fotografías: Mónica Vázquez y Cristina Ochoa

Un cúmulo de gente al borde de la desnudez, la multitud en medio de la enjundia se pinta de pronto de color rojo, las personas invaden aquello que en cualquier otra situación habría sido representación de lo invasivo: es  la Tomatina, el festival en España cuyo origen se ha perdido con el paso del tiempo.

La video instalación forma parte de la muestra Food for thought, la más reciente exposición de Raúl Ortega Ayala. ¿Es la comida un medio para satisfacer únicamente una necesidad fisiológica o será que esta actividad podría vincularse con otros rubros de la sociedad, como la política, por ejemplo? Es la pregunta que rige la muestra del artista mexicano radicado en Nueva Zelanda.

La cinta sobre el festival español se encuentra paralela a otra video instalación: un chico que come a toda velocidad un conjunto de hot dogs, en el restaurante Nathan’s, en Coney Island, lugar conocido por realizar competencias de comida. Las secuencias resultan grotescas, pero es justo la sensación de lo extravagante y caricaturesco lo que envuelve la intención de esta propuesta: el absurdo derroche de alimentos en contraste con las miles de personas en situación de hambre.

Arte y comida

“No es necesariamente que yo trate de vincular el arte con la comida, sino que estoy tratando de hablar de la comida a través de los elementos que existen en ese mundo, que terminan siendo culinarios o diferentes a la comida”, comenta para ALL CITY CANVAS, Raúl Ortega, el artista cuyo trabajo se centra en investigaciones de muy diversa índole; para esta muestra en específico, se inmiscuyó en el oficio de la carnicería.

– Utilizas pintura, video, la misma comida como parte de la muestra, ¿cómo surge esta heterogeneidad en la elección de la forma en que expones tu trabajo?

– La serie tiene muchas salidas, de alguna manera busco la manera de juntar todos estos elementos para que se haga énfasis en algunas de las ideas de la serie. No están todas, pero siempre busco cuál será la mejor salida para cada una de las piezas

– ¿En qué punto convergen estas piezas?

– Yo siento que el punto de los ciclos, la idea del gasto innecesario o derroche, en la generación de expectativas, y al mismo tiempo esta descomposición de las mismas. En cómo se nos presenta una cosa de una manera y resulta ser otra cosa.

En la sala inferior de la galería Proyectos Monclova se presentan una serie de elementos que podrían considerarse un componente disruptivo en el proyecto del artista: un recorrido histórico por uno de los momentos sociopolíticos más impactantes de todos los tiempos, el ataque a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001. Una serie de pósters, mapas, periódicos y fotografías se exhiben en la pequeña sala. Al final, una mesa llena de apetitosos bocadillos se encuentra a la espera de los visitantes. El artista explica que durante su investigación, algunos de los materiales con los cuales fueron realizados los platos fueron reutilizados de los componentes de los edificios de Estados Unidos.

“Si la gente termina reflexionando un poco sobre la comida, más allá del mero sustento y piensa en los elementos políticos, identitarios (individual y colectivamente), para mí ya es una ganancia”, finaliza Ortega Ayala sobre la muestra que estará abierta hasta el 10 de junio.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*