ENTREVISTA: Rubén Sánchez: primer grafitero en pintar las calles de Dubái

en Blog/Entrevistas/Español por

El artista habla sobre su primera visita a Canadá y su trabajo en el festival

Rubén Sánchez  fue el primer grafitero en pintar las calles de Dubái con permiso de las autoridades, puesto que esta práctica amerita encarcelamiento si se hace de manera ilegal.

Realizó una residencia en Dubái durante tres años, aunque la idea inicial era sólo permanecer un año en esta ciudad, pero conforme iba conociendo la cultura e historia del lugar, sintió la necesidad de quedarse porque esta región podía enseñarle mucho más y no únicamente refiriéndose al arte. La calidez de la gente enamoró al artista.

Es la primera vez que participa en Mural, una gran oportunidad para conocer Canadá, ya que nunca había viajado a este país. Dijo que en cuanto recibió la invitación en su correo, se emocionó al saber que formaría parte de un evento tan reconocido, de tanta calidad y organización. Así que sin dudarlo, aceptó y tomó el avión hacia un viaje del que espera -y estar seguro- llevarse las mejores experiencias.

Su inspiración llegó desde que comenzó en el mundo del skate. Aquellos colores vivos, la situación de rebeldía y el ser salvaje es algo que aprendió desde corta edad, y quedó incrustado en su inconsciente, por eso en algunas obras lo plasma sin querer, pero logra su estilo tan único. De igual manera no olvida sus inicios, y en algunos momento sigue interviniendo tablas y en el mundo del skate.

 Has mencionado que el mensaje de tus obras es mostrar lo cotidiano de una forma diferente, ¿cómo lo haces?

 Es un punto de vista diferente de la cotidianeidad. Pueden pasar cosas locas en lo cotidiano o cotidianeidad en las cosas locas; eso es lo que me gusta expresar. Tengo una cierta “regla” en mi forma de trabajar; sé que debo usar aerosol si estoy pintando un mural en la calle y uso acrílico cuando presentó obras de galería. De esta forma mi arte se acopla a mi lugar de trabajo.

La inmersión del artista en el arte urbano comenzó con el mundo del skate. Sentirse rebelde arriba de una patineta lo inspiró a comenzar a pintar en la calle. Sin olvidar sus inicios, Rubén Sánchez continúa interviniendo tablas de skate cuando se lo piden o por mera nostalgia.

 

 Te has caracterizado por ser un artista autodidacta, ¿cómo ha sido este proceso de aprendizaje?

 Para las clases he sido siempre muy malo. Empecé estudiando diseño gráfico e ilustración por mi cuenta a través de tutoriales, amigos y libros. Aprendí de todo eso. Me hubiera encantado estudiar alguna carrera como Historia del Arte, pero nunca pude hacerlo. El aprendizaje nunca se acaba, es cosa de cada día.

 

¿Qué estás pintando aquí en Mural Festival?

 Tenía dos ideas diferentes. Una estaba basada en una comunidad con humanos unidos, pero cada uno haciendo sus cosas, algo así como estar “independientemente unidos”, pero la tuve que modificar. Me atrajo más el tema de la migración en general, pensando en que siempre he estado en diferentes lugares por periodos largos o los estadounidenses que tuvieron que venir a vivirse a Canadá desde la llegada de Trump. Más que nada, el tema es lo que significa ser un nómada por cuestiones diferentes.

El trabajo artístico que más te ha marcado.

He realizado algunos murales a los cuales les tengo mucho cariño, como a todos, pero hay unos que resaltan. Los que más me han tocado son los que hice en los campos de refugiados en Jordania, con los niños sirios y sus familias. Conocí a las familias. Pintamos sus casas. Una vez salió una familia que no tenía nada y nos invitaron un té cuando sólo tenían agua y té para sobrevivir.

Los niños estaban muy emocionados, nunca habían tocado un pincel. Esos proyectos, en 2014 y 2015 me hicieron replantearme muchas cosas: ¿cómo puedo cambiar el mundo o sacarle una sonrisa a alguien? Si lo logro, eso vale mucho la pena. Regresaré este año a Jordania para pintar en un hospital.

¿Qué habrá después de Mural Festival para Rubén Sánchez?

 Me voy a Italia a pintar la casa de un árabe que vive ahí, en el lugar donde vive George Clooney. Luego me voy a Budapest a finales del verano, y como mencioné, regresaré a Jordania.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*