facebook
Close
Videos
  • Cobertura Especial Festivales

    Estéreo Picnic – Día 2: Electrónica, reggaetón y mucho dance

    2 Abr 22
    by David Zuriaga

    Conocer propuestas nuevas nunca falta en un concierto y al menos para nosotros, llegando de la Ciudad de México, Delfina Dib fue una gran sorpresa. Rap, conciencia y una bandera muy alta enalteciendo el poder femenino es simplemente lo que describe el energizante concierto de Delfina.

    Pero también hay propuestas mexicanas y una de ellas fue Ed Maverick, quien se unió de último momento al cartel. Este concierto demostró las fronteras que el chihuahuense ha roto con su melancolía acústica, teniendo a todo el escenario Adidas coreando sus rolas.

    Otra propuesta nueva para los mexas fue Edson Velandia quien, con sarcasmo, su guitarra y un poder de discurso, trajo el cantar colombiano a un escenario lleno de público. Su música mezcla ese pensar contemporáneo con el estilo de protesta de la región y simplemente es una bomba de guerra musical.

    En el lado internacional, tocó el turno de Jungle, banda que mostró el funk y soul dance para poner a todos a bailar en lo que apenas era el inicio de sábado.

    Uno de los shows más esperados fue el de C. Tangana y el poder del Madrileño, que llenaron el escenario Adidas y que mantuvo a todos cantando en coro de inicio a fin. Gran parte de los últimos temas de C. Tangana tomaron un poco de lo bohemio del festival para llenarse de géneros al estilo español.

    Por otro lado, el momento techno llego con una de las más queridas exponentes del género a nivel nacional, Ela Minus. Ella sola, brincando, cantando y saltando, demostró la forma de tener un set musical sin tornamesas y con sintetizadores.

    Crudo Means Raw sufrió un cambio de escenario de último momento pero fue más favorable de lo previsto, ya que abarató. De esta forma su rap, el trap y las rimas bajo su estilo fueron cantadas por toda su segunda casa, Colombia.

    Hablando de casa, J Balvin se apoderó del escenario principal para dar un cierre con reggaetón del viejito y claro, del nuevo. su concierto se llenó de letras que gran parte del público cantó y bailo sin excepción.

    Para terminar una noche de baile, el acid house de Fat Boy Slim llegó a la cuna del techno en latinoamérica. Su música llena de clásicos, samples y mucho ritmo fue la mezcla perfecta para un sábado por la noche en uno de los festivales más importantes de Bogotá.