La dualidad artistica de Ciler en lo nuevo de Tino el Pingüino

en Blog/Entrevistas/Español por

La magia de OSLO por Tino y Ciler

Ciler es un artista gráfico originario de la Ciudad de México y se caracteriza por mostrar en su trabajo la manipulación de imágenes ya existentes con un posible fin oscuro y tenebroso.

A pesar de ello, gran parte de su trabajo no tiene ese contexto tenebroso con el que podríamos relacionarlo, en momentos, hasta puede llegar a ser un hito para otros artistas, creando así diversas posibilidades de interpretación.

Fotografía por: David Zuriaga

Tal es el caso de su más reciente colaboración con el rapero Tino el Pingüino, con quien se encuentra creando la imagen de su próximo disco “OSLO”, en donde hasta el momento se han visto esculturas y algunas fotografías intervenidas por el artista en sencillos que el cantante ha soltado poco a poco.

En ALL CITY CANVAS tuvimos la oportunidad de platicar con él para que nos contará más de esta etapa de colaboración con el rapero, sus similitudes y la relación visual con las nuevas letras melancólicas de Franco (Tino), así como su amor por la CDMX.

Más allá de una relación profesional, la amistad es algo que ha perdurado entre estos dos, originarios del Distrito Federal y amantes de todo lo que ocurra en este para poder crear, pero a pesar de la gran amistad que se ha forjado, ha tenido que pasar el tiempo para que ambos se conocieran como personas/artistas para así crear una dualidad artística para un gran resultado.

Cortesía: Tino el Pingüino

“Franco se ha convertido en un buen amigo desde el año pasado, podríamos decir que nos caímos mal al conocernos, pero él es de esas personas que no se quedan con la primera impresión, provocando que me contactara a través de su socia de Attack Caps, para entrevistarme en mi antiguo estudio”

Gracias al proceso de los años, el efecto de las fiestas y comidas en compañía, ellos se han vuelto amigos, provocando que se realizara esta colaboración artística visual/sonora, donde el proceso creativo se ve más enriquecido que el de la contratación de un artista para seguir las reglas de uno.

Fotografía por: David Zuriaga

“Yo no quería hacer una portada de un disco, no por su música, sino porque me cuesta más trabajo estar trabajando cuestiones de diseño, pero él, al final muy insistente en su sueño de “OSLO” me platicaba y cantaba las rolas en mi casa, porque le detonaba mucho mi trabajo, creía que iba muy acorde con él. Empezamos a trabajar y ha sido una de las mejores experiencias en tanto a formar la portada de un disco, porque llegamos al punto en el que escoge lo que ya tengo, a él le gusta mi trabajo y dejo que escoja lo que más crea adecuado.”

Esta elección de trabajo facilita la forma de colaborar de ambas partes, por un lado el proceso creativo de Ciler no se ve entorpecido por una orden o por la presión de entregar en unas horas algo que el cliente pidió, mientras que por la parte de Tino, como músico y cantante, sabe que es lo que va más acorde con lo que quiere dar a entender en una rola.

“En estos días viene al estudio a platicar sobre lo que será la portada del disco, entonces el puede llegar y ver en lo que estoy trabajando y decir ‘Me encanta esto, quiero que sea portada’, todo esto no está expuesto y es la parte interesante, que como artistas tenemos a la mano lo que está pasando con el otro, las rolas que apenas se están escuchando de Tino, yo las escuché casi sin música.”

Cortesía: Tino el Pingüino

A pesar de toda la amistad y el simple gusto por la creación de un artista amigo, la relación entre arte y letra, muchas veces va más allá del que se puedan ver ambas piezas de forma bonita, aquí es donde encontramos la relación que estos dos artistas han creado involuntariamente y que el destino se encargo de marcar, fuera de que pudiera parecer una mala jugada, es algo que al día de hoy ha provocado un gran contraste entre la gráfica y las letras.

Fotografía por: David Zuriaga

“Es un disco muy melancólico, en realidad él sufrió una ruptura, pienso que tienen mucho de eso las letras, en ese momento vivimos muchas cosas similares, la pérdida de mi perro, de mi papá, de mi relación, creo que por eso las cosas que estábamos haciendo estaban muy juntas, cuando él me habla de OSLO, me habla de un lugar, donde está él solo, un lugar de hielo que es un bosque y que está frío, no es literal, habla de este sentimiento que veíamos los dos en esta melancolía.”

“Ahí está la magia entre los dos y OSLO, hemos estado en la misma línea del como piensa y escribe”

A diferencia con otros artistas con los que ha trabajado Ciler, esta colaboración es diferente, ya se ha mencionado el proceso creativo y la libertad promedio que se tiene entre ambos, pero Ciler toma por la parte artística un valor mayor a estas creaciones que impregnan algo más que un trabajo por encargo

Fotografía por: David Zuriaga

“Yo creo que cuando contratas a un artista, lo que estás buscando es al artista y no a una portada, esto ha pasado por lo menos con Banksy con Blur, Ray Pettibon con Black Flag o Sonic Youth, que son artistas a quienes en realidad les pusieron una foto y ¡Pum! a lo mejor a muchos de la banda no les podrá gustar, pero al final del tiempo, eso se convierte en una obra de arte, todos quisiéramos un vinil de la portada de Sonic Youth de Mikey Kelley y ya están agotadas”

Desde pedir la opinión para la intervención en una foto por parte de Tino, hasta la opinión en algunas palabras usadas en las letras observadas por Ciler, el respeto al trabajo al otro predomina de misma forma, creando así la crítica constructiva que hace crecer a ambos como artistas en su ramo. Manteniendo siempre en claro que la intención principal es no crear un bloqueo creativo.

“Conmigo cuando pasan a limitaciones muy excesivas, dejo de firmar como Ciler, empiezo con otro seudónimo, si ya no me gusta a mi para qué tendría que firmar; Esa es la diferencia que estoy viviendo ahorita con Franco, Todo es ‘Lo qué tu digas’, eso muy pocas veces me ha pasado.”

Fotografía por: David Zuriaga

A grandes rasgos se nota que es una de las etapas más prosperas para Ciler, así como para el rapero Tino, quienes han encontrado entre la amistad y las platicas cotidianas la forma de poder crear una misma obra en conjunto, solo queda esperar el estreno de OSLO y ver el producto final entre esta amistad y colaboración melancólica, como se ha pintado durante esta breve charla.

Así mismo como te hacemos la invitación a ver la obra dentro de las canciones, puedes visitar el Museo de Arte Carrillo Gil, donde se exponen unas obras de Ciler en la exposición “México: Pintura recreativa” hasta el 9 de septiembre.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*