Ver la versión no-AMP

Literatura y LSD: viajes lisérgicos en los libros

En décadas pasadas la unión de literatura y LSD estuvo muy presente en las obras de varios escritores que describieron, por primera vez, los viajes lisérgicos y algunos beneficios terapéuticos

Si de algo estamos seguros, es de que gracias a la combinación “literatura y LSD” es que ahora conocemos más del tema. A pesar de que hay innumerables artículos científicos al respecto, saber de las experiencias a través de los libros es un plus. 

Por ese motivo, en All City Canvas elegimos tres libros en los que podemos ampliar de una manera distinta nuestra información. Éstos son variados entre sí, pero justo por ello enriquecen esta selección de obras literarias.

Cortesía: La Ilustrulia

El primer viaje

En la década de los años 40, el científico suizo Albert Hofmann abrió por primera vez las puertas del “infinito”. Después de un tiempo estudiando la síntesis en forma líquida LSD-25 (dietilamida de ácido lisérgico), experimentó, accidentalmente, los efectos del compuesto.

Tras absorber, a través de las manos, las gotas de LSD-25, y pasados algunos minutos, vivió el primer “viaje ácido” de la historia. Sí, además lo hizo en bicicleta en el pueblo de Basilea. Hay historias fascinantes sobre ese momento, pero lo dejaremos para otro post. 

Cortesía: Ilustraciones de nuestra mente (blogspot)

El ácido lisérgico es una sustancia alucinógena cuyo origen es el cornezuelo del centeno. Una de las peculiaridades de los efectos es que se desvanece la frontera entre la consciencia y el entorno. Por ese motivo es que es más fuerte la conexión con algunas zonas del cerebro que casi no utilizamos. Además, claro, de sentir que nosotros y el mundo somos lo mismo. Es por eso que se siente empatía y conexión con lo que nos rodea. 

El doctor Hofmann estudió la síntesis y todas sus posibles aplicaciones terapéuticas. De esa manera, los médicos podrían utilizarlas como recurso en terapias psiquiátricas o psicológicas. Incluso en la actualidad hay lugares que utilizan la sustancia, sin embargo, no es común ni tampoco está regulado en todo el mundo. Es decir, podrías encontrarte con un líquido o papel de procedencia dudosa, así que los efectos podrían no ser tan positivos.

Cortesía: El gato y la caja

LSD. Cómo descubrí el ácido y qué pasó después en el mundo de Albert Hofmann

Por supuesto que el científico debía tener un libro sobre su descubrimiento y todo lo que vivió en el proceso. El prólogo es un relato en primera persona que funciona como un tipo de línea de tiempo de la vida de Hofmann. A partir de pequeños detalles íntimos nos sumerge en un mundo desconocido, pero fantástico.

Todo lo que sigue es más de carácter científico, aunque el lenguaje no es tan técnico. Así que podemos leerlo sin abortar misión por no entender los términos, en caso de que, como nosotros, no seamos profesionales de la medicina.

Habla de los peligros de los ensayos no médicos, también de los beneficios de los que sí lo eran. Menciona la manera en la que se trataba de utilizar en terapias psiquiátricas y, claro, también de experiencias personales con LSD. Además, en su libro menciona el momento en el que conoció al autor de la siguiente obra que pusimos en nuestra selección de «LSD y literatura».

Cortesía: ARPA

Las puertas de la percepción de Aldous Huxley

Este es uno de los más conocidos sobre experiencias con psicotrópicos. Además, sabemos que Huxley le pidió a su mujer que le inyectara ácido lisérgico en su lecho de muerte. Estaba en los últimos momentos tras una agonía debido a un cáncer fatal y lo único que deseaba era emprender un último viaje. Aunque ya no hubiese retorno, era una buena forma de partir, una elección frente a lo que no podía decidir. 

Huxley fue un escritor y filósofo que siempre tocó temas muy fuertes en sus obras. Lo recordarán, por ejemplo, por libros como Contrapunto o Un mundo feliz. Sin embargo, la obra en la que habló directo y con detalle de los efectos de una sustancia psicodélica fue Las puertas de la percepción. 

Cortesía: Alex Grey

El libro surge de su experiencia con el consumo de mescalina. Sí, no es ácido lisérgico, sino la sustancia activa del peyotl mexicano. Posteriormente publicó uno llamado Cielo e infierno e igualmente compartió los cambios en la percepción sensorial después de consumir la sustancia. Intercambió puntos de vista con Albert Hofmann e incluso se dieron algunos consejos de consumo. Qué tal ¿eh? Amigos trippy.

Cabe decir que el nombre de su libro lo tomó de una cita de William Blake. Sin duda es la mejor frase para tratar de expresar todo lo que sucede en los viajes psicodélicos. 

“Si las puertas de la percepción quedaran depuradas, todo se habría de mostrar al hombre tal cual es: infinito.”

William Blake
Cortesía: DEBOLSILLO

Visita a Godenholm de Ernst Jünger

Este es un ensayo novelado que Jünger creó a partir de su experiencia psicodélica. También es otro de los referentes en la literatura sobre este tema de las sustancias psicotrópicas. Los conocimientos en filosofía, ciencias naturales y sociales, así como de mitos antiguos es reflejado en esta obra de Jünger. Además, lo relatado fue vivido gracias a la iniciación y dirección del científico suizo Albert Hofmann. Así que mejor guia no pudo tener, ¿no?

La historia parte con la ingesta de un té, después de beberlo comienza el viaje que cuenta en su obra. En realidad no se menciona a sustancia, todo queda implícito. Sin embargo, no escatima en vislumbrar todas las oportunidades que se presentan al ingerir el LSD. 

El relato publicado en 1952 narra la llegada de una mujer y dos hombres a una isla. Es en este lugar en el que se iniciarán en el viaje psiconáutico de la mano de un personaje misterioso. Ahí todos se enfrentan a traumas y expectativas personales; ésto se muestra con imágenes de visiones oníricas y llenas de simbolismos.

Cortesía: Página Indómita

Finalmente, esta publicación sólo pretende compartir algunas obras sobre literatura y LSD que mencionan los efectos positivos de los psicotrópicos. Estamos conscientes de que la experiencia es distinta en cada persona e influyen varios factores. Por ejemplo, todo el background, el entorno, el estado de ánimo y más. Así que todo con moderación y enjoy the ride…

Karla Mariana Huerta

México, 1992. Viajera espacial y mental. Cazadora de cielos profundos. Escribo.

Recent Posts

Mejores murales del mes de mayo según All City Canvas

Entramos al quinto mes y el arte urbano ¡no para! Prueba de ello son los…

17 horas ago

Frases de Frida Kahlo sobre amor, dolor y arte

Una vida llena de sufrimiento y dicha se ve plasmada en algunas frases de Frida…

17 horas ago

Patrick Cabral y su fauna silvestre hecha de papel

La diversidad de especies de Patrick Cabral es un llamado a la preservación de su…

17 horas ago

Levis y Golf Wang lanzan colección conmemorativa

Tyler, The Creator ha preparado una colaboración de Levis y Golf Wang para celebrar los…

1 día ago

Boyfriend de Tyler, The Creator, a un año de Igor

Para celebrar un año de Igor, Tyler, The Creator lanzó el tema inédito Boyfriend Tyler,…

1 día ago

Helado con sabor a gas lacrimógeno

Cuando pensamos que ya lo habíamos visto todo, llega este helado que nos recuerda que…

2 días ago