10029
Close
  • Cobertura Especial Festivales Musica

    Sónar México bajo el lente de All City Canvas

    8 Oct 19
    by David Zuriaga

    Así vivimos la primera edición de Sónar México

    La primera edición del festival Sónar en la ciudad de México se esperaba desde hace algunos meses. El pasado 5 de octubre la fecha llegó y se celebró como muchos lo deseaban, dejando gratas experiencias que seguro se repetirán en 2020.

    El rap, el R&B y la electrónica tuvieron un espacio como ninguno, traído directamente desde Barcelona con unos toques 'mexas'. Noa Sainz, Alizz, Perfect Lovers y otros shows de DJs y cantantes fueron parte de la primer sección del festival. La cual se veía con poca gente pero a los pocos asistentes los mantuvo bailando desde la primer hora de inicio del festival.

    Pasadas las 5 de la tarde fue el turno de Flohio para presentarse en el escenario principal, una joven promesa del rap que la rompió sin duda. Su interacción con el público y brincos por todo el escenario fueron motivo para que se reunieran los que ya conocían su músico y algunos curiosos también.

    Del otro lado, en el escenario SónarLab se encontraba Jesse Baez quien ha crecido en la ciudad con su proyecto musical y quien llenó la carpa con su R&B / trap con varios asistentes cantando, comenzando así el punto clave de asistentes en el festival. De aquí en adelante la sección del Parque Bicentenario para el festival comenzó a llenarse.

    Kidd Keo, una de las propuestas más esperadas del trap español, pisó el festival Sónar con un ritmo potente. Puso en claro su liderazgo en el género en español y por si fuera poco tuvo como invitado a Alemán, uno de los exponentes más pesados actualmente en la ciudad. Llenando de energía y risas al público con coreografías, bailarinas, rimas y letras llenas de barrio, lujos y excentricidad.

    En la carpa SónarDome, varios proyectos nacionales y de habla hispana se dieron cita principalmente para presentar sets y proyectos electrónicos. El show de Timbalerx ft. Pepe Romero + Nadia Granados fue toda una aventura musical, demostrando que su mezcla orgánica y digital ponen a bailar.

    La cereza del pastel

    Badbadnotgood fue la banda que todos esperaban, un show energético que abarrotó el escenario principal desde inicio a fin, el ritmo de jazz hip-hop y toques progresivos lo fueron todo. No hubo momento en el que los aplausos se detuvieran al terminar cada una de las canciones que se llenaron de psicodelia gracias a los visuales y las instalaciones de la carpa SónarClub.

    Durante una hora el escenario principal de Sónar experimentó lo que pocas veces se ha vivido en los festivales de la ciudad: una multitud que deja de lado los brincos y gritos desesperados para tener un set de calma, aplausos y apreciación en toda la extensión de la palabra.

    En el mismo escenario, al terminar el show principal, el flujo de gente bajó, pero hubo suficiente para disfrutar de los shows restantes. Tal cual fue el caso con Bonobo que con un DJ set muy movido mezclo desde tintes africanos, techno y EDM para poner a todos a bailar.

    Para la última parte del festival Sita Abellan, Skepta, Charlotte de Witte, Zombies in Miami y Richie Hawtin Close dieron el último respiro. Creando un cierre perfecto entre rimas y mucho techno que se terminó de bailar hasta el último minuto.