Arte

Factoma: entrevista con el artista Jorge Cejudo sobre su nuevo proyecto

En Factoma encontraremos un tanto espacio físico como en línea donde los espectadores podrán adquirir obras del artista mexicano

Sin duda, la pandemia del COVID-19 tuvo un impacto global negativo en muchos ámbitos. Uno de ellos fue el mercado del arte, pues el confinamiento provocó el cierre de galerías, museos y el retraso de muchos proyectos artísticos. No obstante, ante este difícil panorama también emergieron proyectos que buscaron dar vuelta a la página y continuar con la creación y difusión del arte.

Uno de esos tantos proyectos es Factoma, del artista mexicano Jorge Cejudo, quien lanzó recientemente este proyecto que pugna por la democratización del arte y por ofrecer al público los canales adecuados ante un momento en el que el covid nos tiene parcialmente limitados. Al respecto, el equipo de All City Canvas acudió al estreno de Factoma, donde Cejudo nos habló un poco del contexto en el que nació esta iniciativa.

All City Canvas: ¡Hola, Jorge! Es un gusto estar contigo. Platícanos, ¿cómo te va con el tema de la pandemia?

Jorge Cejudo: Considero que fue un evento fuerte pero muy aleccionador, ya que sacó «lo más» de todos: lo positivo, lo negativo. O fue un momento donde tuvimos que aceptar que nos llevaba la chingada o nos volvió más creativos. Creo que también aprendimos a valorar el tiempo. Curiosamente, desde 2012 yo vengo haciendo un ejercicio creativo al día. Por ejemplo, hice un libro de números que es una pieza que tendremos en Factoma. El primer día me encontré con un «1» y lo fotografié; al día siguiente, vi un «2», luego un «3». y así me eché todo el año. Los 365 días. Fue bien interesante porque se volvió una especie de disciplina creativa.

Crédito: David Zuriaga

Luego, al siguiente año fue hacer ilustraciones en blanco y negro, diariamente. Al siguiente, ilustraciones a color; al siguiente, ilustraba canciones que me venían a la mente. Sin embargo, luego me di cuenta de que documentarlos era un tanto egoísta. Entonces, decidí salir a la calle a pegarlos y en redes escribía: «Dibujo dejado en el hotel tal, debajo de la mesa». Luego, las personas podían ir a buscar el dibujo y apropiarse de él. Y estuvo muy chido, porque también practiqué el desapego. Pero, de repente, me escribían por las redes y me decían: «Oye, no pude encontrar tu dibujo. Véndeme uno o hazme uno». Entonces, se me ocurrió hacer una especie de tienda en línea y subí el primer artículo, que fue el libro Viajando sin salir de casa.

Crédito: David Zuriaga

ACC: Justo esa es la pregunta que sigue: ¿Cómo nació Factoma?

JC: Tengo un amigo que desde hace mucho tiempo tenía ganas de que hiciéramos algo en conjunto. Entonces, él propuso armar toda la estructura, y yo hacer la parte creativa. Entonces, hicimos una curaduría de objetos que podrían funcionar. Tenemos desde stickers o pins, hasta esculturas, cuadros originales, libros, etc. Al final, es algo que también me inspira mucho. Por ejemplo, hay una línea de tazas inspirada en lugares de la ciudad de México. Aquí el punto es hacer las cosas con pasión. De hecho, el nombre de Factoma proviene de facto o de hecho, y toma, de dar algo.

Crédito: David Zuriaga

ACC: Desde tu perspectiva, ¿a qué retos te enfrentaste al vender arte en línea?

JC: Yo creo que el mayor reto, que pienso que ya se ha ido rompiendo, es eso de que si no lo veo o no lo toco, no llama mi atención. Es como la ropa: la compro si no me queda o hay algo que me raspa. Por lo que se convierte en un acto de fe comprar algo que esté chido y que al final me guste igual o más de como vi el producto. También hay otros temas, como la venta de esculturas, ya que tienes que ver el cuidado del envío. Pero, al final, creo que es un buen canal.

ACC: ¿Qué objetos componen la colección de Factoma?

JC: Además de los pines, los stickers y los proyectos editoriales más antiguos, también hicimos serigrafías, prints y totebags. En invierno se nos antoja sacar unas hoodies.

Crédito: David Zuriaga

ACC: ¿Tienes alguna pieza favorita de la colección?

JC: Hay una pieza que no traje, pero se llama Jonás Bowl. Es un bowl que hice inspirado en el embarazo de mi esposa. Además, mi hijo se llama Jonás, de ahí el nombre. Y creo que también los libros. Es muy bonito ver las reediciones, ya que al final son una bitácora de todo lo que he hecho.

Crédito: David Zuriaga

ACC: Finalmente, ¿cuáles son tus planes para Factoma?

JC: Para Factoma es terminar de estructurar todo lo que ya hay y seguir en esta búsqueda de ¿qué sigue?, porque no queremos quedarnos solo con lo que tenemos. Quizá haré otra escultura. No quiero conformarme con esto. Si se acaban las tazas, quiero cambiar el diseño. Quiero seguir dibujando y pintando más cosas para Factoma. Que al final sea una idea en la que pueda catalizar mis ideas. Y, personalmente, estoy haciendo proyectos de arte urbano en León, Guanajuato. Paralelamente, tengo una agencia de diseño.

Crédito: David Zuriaga

Puedes ver los productos del artista Jorge Cejudo en la página web de Factoma, donde tienen objetos absolutamente utilitarios y estéticos.

Fernando Huacuz

Ciudad de México, 1988- En búsqueda constante de urdimbres visuales y narrativas en espacios públicos y privados. Arte, cultura y rocksteady un must.

Recent Posts

Flow Fest: 5 propuestas para no perderse en el festival

Reggaeton, trap y rap en nuestras 5 recomendaciones para la cuarta edición del Flow Fest…

26 mins ago

House of Vans Ciudad de México abrirá sus puertas en diciembre

Skatepark, lugar de trabajo, cine, venue de conciertos y galería: todo esto en el nuevo…

19 horas ago

Nike x Sacai x Kaws: los sneakers para cerrar bien el año

Después de los rumores, por fin llegan los sneakers Nike x Sacai x Kaws Ya…

21 horas ago

Mirada Camarada, una exposición colectiva de Mi Valedor

Valedores y colaboradores de la revista Mi valedor prepararon la exposición Mirada Camarada Mi Valedor…

2 días ago

KINGSHIP: la nueva banda de los Bored Ape Yacht Club

KINGSHIP, el grupo virtual inspirado en Gorillaz, lanzará música, actuará en el metaverso y lanzará…

2 días ago